Postobón espera que a 2024, 70% de sus productos incorpore material reciclado

 

Durante los últimos años, diferentes empresas, organizaciones y entidades públicas han incentivado campañas de reciclaje de botellas de politereftalato de etileno (Pet), para evitar que lleguen a ríos, playas, campos o rellenos sanitarios, como ocurre con la mayoría de estos productos, que, en su mayoría, son desechados después de su consumo.

De acuerdo con estadísticas internacionales, una botella fabricada con este material puede tardar en degradarse por 100 años, por lo que, según los expertos, es necesario revisar este tema, ya que en Colombia solo se recicla cerca de 26% de este tipo de envases, es decir, cerca de 380 millones de las más de 1.500 millones que se consumen al año en el país.

Por esta razón, diferentes empresas como Postobón, Femsa o Enka, trabajan para minimizar el impacto de estos residuos en el medio ambiente. Por ejemplo, Postobón maneja actualmente el programa “Compromiso con el Planeta”, con el cual ha adoptado un enfoque preventivo, entre otras cosas, con el manejo de residuos y la reducción de emisiones, aunque no de manera directa, sino a través de sus proveedores.

“Somos conscientes de que nuestro negocio genera residuos, pero asumimos el compromiso de minimizar estos impactos. Le apostamos a la economía circular, a través de procesos que permitan que los materiales de nuestros envases y empaques, no terminen en los rellenos sanitarios después del consumo y por el contrario sean incorporados de nuevo a los ciclos de producción”, explicó Martha Ruby Falla, directora de sostenibilidad de Postobón.

Según explicó Falla, dentro de la empresa se han adoptado estrategias amigables con el medio ambiente, como aumentar la resina reciclada EkoPet, minimizar el peso de la tapa, eliminar el liner interno, migrar de etiquetas fullbody en PVC a Pet y optimizar materiales termoencogibles.

Por lo tanto, el uso de resina reciclada utilizada en botellas Pet para bebidas carbonatadas y agua, pasó de 4.004 toneladas en 2015 a 7.392 toneladas en 2016, lo que equivale a recuperar 291 millones de botellas, ahorrar la energía comparable al consumo de 76.344 hogares y reducir las emisiones de CO2, en una equivalencia igual a retirar de las calles a 2.914 vehículos, señaló la empresa, que, de igual manera, espera que de aquí a 2024, el portafolio de productos incorpore en sus envases y empaques 70% de material reciclado.

Esto no es una tarea fácil, debido a que en Colombia solo se reciclan 6.000 toneladas al día, equivalentes a 16,5% de todo el material reciclable, pero que llegan al relleno sanitario.

De acuerdo con Enka de Colombia, para lograr este proceso de reutilización hay que seguir una serie de pasos después del consumo del producto. Lo primero que debe hacerse es la separación del material, después el acopio y procesado; sigue el lavado y molido; luego está el granulado y, por último, la transformación para volver a utilizarse. “La resina reciclada utiliza 92% menos de energía que todo el proceso para fabricar el mismo producto con materias primas vírgenes”, afirmó la empresa, por lo que “las emisiones de CO2, se reducen hasta en un 72% al comparar con la producción de la resina virgen”.

Así, desde 2009, Enka empezó a operar una planta para procesar 11.000 toneladas de botellas al año, para su uso en fibras y, según dijo, “entrará en operación una nueva planta que trasformará botellas recicladas en resina Pet grado alimenticio, para producir botellas”.

En opinión de Carlos Herrera, vicepresidente de Desarrollo Sostenible de la Andi, es fundamental que las empresas le apuesten a este tipo de políticas de cuidado del medio ambiente, pues esto ya no solo constituye una opción, sino que también se ha convertido en una necesidad.

“El proceso de reciclaje es una expresión clara del concepto de economía circular, en donde se logra, con este modelo, reducir el impacto ambiental y crear nuevas oportunidades de trabajo para la gente”, reseñó Herrera.

Por su parte, Silvia Barrero, vicepresidente Legal y de Asuntos Corporativos de Coca-Cola Femsa, afirmó que actualmente están trabajando un programa llamado Botella a Botella, “buscando contribuir y conservar el medio ambiente a través del uso de resina reciclada para la fabricación de nuevos envases de Pet, que a su vez son 100% reciclables”.

Desde el inicio del proyecto, dijo Barrero, se ha logrado el reciclaje de cerca de 834 millones de botellas equivalentes a 26.737 toneladas de botellas y 21,46 toneladas de resina EkoPet.

Mientras que, entre enero y agosto de este año, “se lograron reciclar 229 millones de envases, lo que representa la reducción de emisiones de CO2 equivalente a retirar de las calles 3.434 vehículos y un ahorro en energía comparable al consumo de más de 89.960 hogares”, dijo la experta, quien señaló que para 2020 esperan reciclar 90% de los residuos que generan en cada una de sus plantas embotelladoras.

Colombia está por debajo del promedio mundial

En un ranking realizado por Enka de Colombia se demuestra que el país se ubica por debajo de la media mundial en el reciclaje de botellas elaboradas con Pet. Según el estudio, el promedio es de 41% y este es superado por varios países, entre los que se destaca Japón, con 78%; seguido de Brasil, con 56%; y Australia, con 42%. Uno de los resultados que arrojó la medición es que el único país que se ubica por debajo del porcentaje de Colombia es México, que reutiliza tan solo 18% de las botellas plásticas que utiliza su población.

COLOMBIAPLAST EXPOEMPAQUE 2018